'AÑAPSE ERDAM'. EL NUEVO DISCO DE LA CORAL

La Cultura siempre parece ser un concepto volátil. En nuestra época hemos

cambiado su función y alterado su esencia, porque en demasiadas ocasiones se ha

convertido en ocio, en divertimento y/o en un lujo de las sociedades avanzadas. Es

como si la Cultura, en lugar de ser fuente de conocimiento, sirviera hoy solo de

ornamento a una sociedad que, con los recursos que le proporciona lo utilitario,

siente que sus necesidades están cubiertas. Pero no es así; y ello provoca que la

Cultura sufra extraordinariamente las crisis sociales, políticas y económicas.

Esta terrible pandemia nos está provocando un dolor a todos como jamás lo

hubiéramos imaginado. Y es precisamente en estos momentos cuando la Cultura,

con mayúscula, está siendo mucho más de lo que creemos. Está siendo el bálsamo

que ayuda a sobrellevar tanto dolor y tanta desgracia. La Cultura, en todas sus

vertientes, es la alegría que amplificó Beethoven para unir toda la humanidad en

un abrazo. Nunca la Cultura ha sido más necesaria que ahora: el asidero al cual nos

estamos agarrando. ¿En qué quedará todo cuando superemos esta hora sombría?

Tenemos una oportunidad inmejorable para demostrar que creemos en ella como

lo que es: un elemento esencial para la existencia, que define, determina y revela la

idiosincrasia de las civilizaciones.

Existe incertidumbre, y sobre todo, un enorme temor al futuro entre los

profesionales del ámbito cultural. De hecho, hace unos días, los Premios Nacionales

de España firmaron una carta abierta al Gobierno Central alertando del peligro real

e inminente que advierte el sector. Se teme la desaparición de empresas,

asociaciones, artistas, proyectos y la aparición de deudas insalvables. Habrá quien

considere que esto también ocurrirá en otros sectores, y será verdad; aunque la

diferencia clara y notoria es que desde las políticas nacionales y regionales se

potenciarán esos otros sectores, permitiendo y propiciando el renacimiento de los

tejidos productivos. Pero no ocurrirá así con el nuestro, al menos eso es lo que nos

dice la experiencia de las últimas crisis. Aún señalando que la cultura en España,

significa el 3,2% del PIB (datos de 2018).

Por tanto, los firmantes deseamos sumarnos a este escrito y advertir sobre

ello a nuestros responsables políticos.

Navarra, aún con pasos tímidos, está tratando de liderar un proceso de

estabilización cultural seria y sólida. Desde luego, ilusionante. Nuestra petición es

que no se deje de lado esa política cuando la situación global se normalice.

Queremos pensar que nuestra Comunidad Foral tiene afianzada la visión de la

Cultura como un hecho relevante, y no solo como una entelequia o concepto vago

que relacionamos con las musas, lo excéntrico y lo bonito (en su concepto más frívolo).

La Cultura es un bien necesario para mejorar la vida de la sociedad,

también generando recursos. Entendemos los profesionales de la Cultura que la

reconstrucción de los tejidos que conforman nuestra sociedad será lenta y

dificultosa y que algunos se tendrán que recoser con urgencia. No pretendemos

anteponer nuestros intereses a los del resto, pero tampoco podemos permitir,que

con esta excusa, volvamos a ser los damnificados de una sociedad que no reclama

los bienes culturales como suyos, porque quizá no los perciba como manifestación

de su identidad. Curiosamente, Cultura, Educación y Sanidad, tres sectores que

desde la crisis de 2008 no han podido crecer en detrimento de otros, están

resultando indispensables durante estos días duros de irreparables pérdidas de

vidas humanas, confinamiento, y por tanto alteración física y muy especialmente

psicológica. Todos los activos protagonistas de la cultura somos personas

solidarias con la sociedad de la que formamos parte, porque somos conscientes de

lo que aportamos. También lo son nuestras familias, porque todo el tejido

profesional en esta área está conformado por un conjunto numeroso de

ciudadanos. El Gobierno de Navarra, así como el resto de instituciones de nuestra

comunidad, pueden contar con nuestra capacidad, comprensión y

determinación, y también con nuestra ayuda para contribuir a pasar este

proceso y alcanzar el futuro restablecimiento de la normalidad.

No vamos a replicar las sabias y acertadas palabras que nuestros colegas

galardonados con el Premio Nacional han suscrito. Es más, nos remitimos y les

remitimos a ellas. Pero sí queremos destacar las de la Ministra de Cultura alemana

Monika Grütters: …Una sociedad democrática necesita un paisaje cultural diverso

(…) los artistas no sólo son indispensables, sino vitales, en momentos como este.

Ustedes, mejor que nadie, conocen las medidas que se están tomando en

países tan cercanos como Francia, Portugal e Italia (y por descontado en Alemania

o Reino Unido). Son ejemplos de respeto a un sector que consideran importante y

en algunos casos, prioritario.

Finalmente, queremos destacar el título de la carta dirigida al Gobierno

Español por los Premios Nacionales: Cultura o Barbarie. Navarra ha sido siempre

un territorio heterogéneo, de características geográficas muy particulares: reino

pirenaico, lugar fronterizo, cerrado y abierto al mismo tiempo y, sobre todo, un

pequeño crisol de civilizaciones que ha sabido preservar un acervo cultural de

enorme relevancia, que es, posiblemente, su mayor seña de identidad. Un reino

medieval, de montañas y valles, de tradiciones y, a la vez, puerta de entrada de

vanguardias culturales. Peculiar, sí, pero nunca bárbaro. Tampoco en el S. XXI.

También se puede adquirir en la sede de la Coral o en el servicio de publicaciones de Gobierno de Navarra

La Coral de Cámara de Pamplona ha presentado su nuevo disco 'Añapse Erdam. Música coral española del S.XX'. Recoge obras encargadas, estrenadas o escritas para la propia Coral en su primera etapa, desde 1948 a 1958, aproximadamente, por compositores pertenecientes, en su mayoría, a la Generación de la República o Grupo de los 8, y casi todos exiliados.

El título del disco, 'Añapse erdam' ('Madre España' al revés), está tomado del Romance del Rey Rodrigo de Julián Bautista. Se trata de una obra encargada por la Coral al compositor en 1956, cuando éste se encontraba exiliado en Argentina, pero nunca se la llegó a estrenar. Por fin, la obra se ha reestrenado en 2019 por la propia Coral.

También fueron escritas para la Coral muchas de las obras y arreglos de Fernando Remacha (Cinco canciones castellanas, Siete canciones vascas, Juegos y Copla de Jota). En la posguerra civil española, tras un breve exilio en Francia, Remacha se refugió en la ferretería familiar de Tudela (Navarra), donde empezó a componer y adaptar pequeñas piezas para la entidad. A través de Remacha, la Coral entra en contacto con Salvador Bacarisse, entonces exiliado en Francia. El disco recoge dos obras de este autor, una escrita para la Coral y la otra estrenada por la misma (Ojos claros, serenos y La Infanta de Francia).

Por su parte, Arturo Dúo Vital, compositor cántabro, dedicó a la Coral gran parte de sus obras corales. Es el caso de las dos que recoge el disco, Perro de aguas y Mozuca.  

El disco incluye también Arrano beltza, del compositor de Alsasua Agustín González Acilu, una obra escrita para la Coral en el año 1977. Se trata de una cantata mítica, obra de referencia de la vanguardia europea.

Finalmente, en el disco se recoge también Agur Jaunak, del fundador de la Coral, Luis Morondo. El Maestro Director, al margen de su talento como director musical y artístico y líder de una de las agrupaciones corales más famosas, importantes y excelentes de su tiempo, fue un notable arreglista. Tanto es así, que esta obra se ha convertido en la rúbrica de la Coral.

A la grabación de este disco se ha destinado la dotación económica del Premio Príncipe de Viana, otorgado a la Coral en 2018, precisamente por la labor de recuperación y difusión de los compositores contemporáneos y la introducción de la vanguardia coral en Navarra.

'TRYPTICHO', LA NUEVA PROPUESTA ESCÉNICA DE LA CORAL

Un tríptico, tres caras, tres obras, tres momentos que marcan la evolución de la música coral de vanguardia en Europa...

Esta nueva propuesta escénica de la Coral de Cámara de Pamplona nace del impulso creador y del impacto que provoca la escucha de tres obras maestras del género coral. Un viaje desde el lirismo y la sonoridad abrumadora hasta el expresionismo exacerbado, desde la angustia y el dolor hasta la calma y la paz.

FICHA ARTÍSTICA y TÉCNICA:

Coral de Cámara de Pamplona

Dirección musical: David Gálvez Pintado

Bailarines: Sara Wuensch y Rafael Rivero

Director de escena: Tomás Muñoz

Ayudante de dirección: Cristina Martín

Vestuario: Edurne Ibañez/ Cornejo

Peluquería y caracterización: Arantza Otel

Diseño gráfico: Assad Kassab

Producción: Coral de Cámara de Pamplona

LA CORAL DONA SU FONDO DOCUMENTAL AL ARCHIVO REAL DE NAVARRA

La Coral ha donado su fondo documental al Archivo Real de Navarra, para su integración en el programa de Archivo de la Música y de las Artes Escénicas de Navarra.

El archivo entregado en donación se divide en diferentes secciones. La primera es la de música notada, centrada en las partituras en cualquiera de sus formas, esto es, tanto manuscritas, impresas o digitales. También está la sección histórica y administrativa, que recoge la documentación administrativa, de gestión e histórica generada por la Coral desde el inicio de su actividad, en el año 1946. Además de éstas, el fondo cuenta con la sección de hemeroteca, la sección fotográfica, donde se diferencian las imágenes procedentes de actividades propias de la Coral y la colección de retratos, la sección de documentos gráficos, tanto programas como carteles, la sección de documentos sonoros, en la que se incluye la colección discográfica y os objetos, con elementos propiedad de la Coral, tanto trofeos, medallas o esculturas y utensilios empleados en el desarrollo de su actividad.

En la presentación participó la consejera de Cultura, Ana Herrera, junto con la vicepresidenta de la Coral, Celia Poza, su director artístico, David Gálvez, y el director del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, Joaquim Llansó.

LA CORAL: PREMIO PRÍNCIPE DE VIANA 2018

La Coral ha sido merecedora del Premio Príncipe de Viana 2018.

En este dossier de presentación de la Coral queda patente la gran importancia que ha tenido la Institución a los largo de su historia. 

Desde sus inicios, la Coral se vinculó a los compositores de su tiempo. Esta decisión fue vital porque ha marcado su trayectoria y su relevancia, desde el impulso de la creación de música coral de cámara y el mantenimiento, por tanto, de este género, hasta la introducción de la vanguardia musical en Navarra. 

Para ver el dossier hay que pinchar sobre la imagen.

Please reload

Si quieres sumarte al Manifiesto puedes firmar 

pinchando en este formulario

LISTADO ACTUALIZADO DE PERSONALIDADES Y ENTIDADES FIRMANTES